terça-feira, 6 de novembro de 2012

Reminiscencia

(Imagem: Youichi Shidomoto)

 
 
No podía dejar de amarla porque el olvido no existe
y la memoria es modificación, de manera que sin querer
amaba las distintas formas bajo las cuales ella aparecía
en sucesivas transformaciones y tenía nostalgia de todos los lugares
en los cuales jamás habíamos estado, y la deseaba en los parques
donde nunca la deseé y moría de reminiscencias por las cosas
que ya no conoceríamos y eran tan violentas e inolvidables
como las pocas cosas que habíamos conocido.
 
 
 
 
Cristina Peri Rossi

Um comentário:

  1. Daniella,
    Mais uma vez, parabenizo-lhe pelas escolhas
    das poesias que posta: que bom gosto!
    Esta é uma que vou levar, tá?
    Um beijo,
    Lila.

    ResponderExcluir