domingo, 23 de setembro de 2012

Escena final

(Imagem: Josephine Sacabo)
 

 
he dejado la puerta entreabierta
soy un animal que no se resigna a morir

a eternidad es la oscura bisagra que cede
un pequeño ruido en la noche de la carne

soy la isla que avanza sostenida por la muerte
o una ciudad ferozmente cercada por la vida

o tal vez no soy nada
sólo el insomnio y la brillante indiferencia de los astros

desierto destino
inexorable el sol de los vivos se levanta
reconozco esa puerta
no hay otra

hielo primaveral
y una espina de sangre
en el ojo de la rosa.



Blanca Varela


3 comentários:

  1. Lindisimo poema, me gustó mucho tu blog! Te sigo enseguida, un beso:)

    http://www.sweetcinderellaa.blogspot.com

    ResponderExcluir
  2. Un poema perfecto, me encanta.

    Un abrazo

    ResponderExcluir