domingo, 23 de outubro de 2011

Encrucijadas

(Imagem sem dados da autoria)



 
El corazón deja de latir
 (a veces hasta el reloj se para)
 encogido
 de miedo.
 Pero más allá de ese abismo
 sigue latiendo la vida,
 intacta,
 con todas sus promesas.
 Sólo hay que seguir caminando
   un

          poco

                   más.


Berna Wang
 

2 comentários:

  1. Seguir caminhando, criando, compondo. Maravilha, Daniella. Beijo.

    ResponderExcluir
  2. Que bonito. Me gustaron mucho estos versos y su mensaje. La vida no se detiene aunque a veces tengamos la sensación de ello, por eso no hay detenerse... meras trampas del tiempo para jugar con nosotros.

    Un beso

    ResponderExcluir