domingo, 14 de agosto de 2011



No sé llegar a tu casa perdida,
a tu casa enredada en las antenas
como un jirón olvidado y miserable.

No sé llegar a tu patio ni a tu vida,
a tu vida de puzzles y palmeras,
a tu patio de lata y de corazas.

No sé llegar desde mi vida hasta tu barrio,
tu barrio hinchado de perguntas,
mi vida extraña sin respuestas.

Y sin embargo llegaré.
Porque me llamas.

Belén Sanchez

Nenhum comentário:

Postar um comentário